lunes, 11 de noviembre de 2013

La gallinita ciega

La gallinita ciega


Óscar y sus hermanos, Rosa y Víctor, inventaron
un juego. Le taparon los ojos a Rosa para que 
“a ciegas” tratara de encontrarlos. Los niños
le gritaban: —¡Gallinita ciega, a que no me
atrapas! Entonces Rosa intentó correr tras 
ellos, pero como no veía se tropezó y se cayó.

La niña se lastimó las dos rodillas, los dos 
codos y hasta la nariz. Óscar y Víctor llevaron
a Rosa con su mamá para que la curara. Después,
Rosa les dijo: —Vamos a jugar otra vez,
pero un juego en el que pueda tener los 
ojos muy abiertos.
—Bien pensado —dijo la mamá—,
porque la vista es un sentido muy valioso.

Y tú... ¿Qué sabes de los ojos?
No todas las personas tienen los ojos
del mismo color. Pero no importa el color
de los ojos, con ellos podemos ver
muchas cosas.


Algunas personas necesitan lentes cuando tienen
problemas para ver las cosas que están cerca.
Otras personas los necesitan para ver las cosas
que están lejos.


Sólo cuando hay luz podemos ver claramente
los colores y las formas de las cosas.

Los párpados se cierran rápidamente cuando 
hay viento o cuando la luz es muy fuerte.
Las pestañas impiden la entrada de basuras
y las lágrimas lavan los ojos. Lloras cuando
te entra una basurita en el ojo y también
cuando estás triste.


Hay instrumentos, como la lupa, para ver 
mejor las cosas pequeñas.

Otros instrumentos, como el telescopio, sirven
para ver lo que está lejos. Tus ojos te 
permiten ver muchas cosas. ¡Cuídalos!
Fuente:
Libro de lecturas de primer grado(el de la portada del perrito)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario